1. No está ligado a la productividad. Los expertos indican que el salario mínimo no depende únicamente de la productividad. “No tiene sentido vincular el aumento del salario mínimo con la productividad. La mayor prueba es que en términos reales en los últimos 25 años su poder adquisitivo ha caído 70%, mientras que la productividad no ha caído en esa magnitud”, dijo el académico del Colegio de México, Gerardo Esquivel.

En el primer trimestre de 2014, el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE) con base en horas trabajadas creció 0.3% anual, de acuerdo con el INEGI.
El salario mínimo diario promedio en el país es de 65.58 pesos -1,994 pesos al mes- y se estima que 13.70% de la población ocupada, poco más de 6 millones de mexicanos, gana solo un salario mínimo.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

En esta gráfica del Banco de México se muestra el incremento de la productividad en los últimos años con base a las horas trabajadas, la cual ha generado una baja en los costos unitarios de la mano de obra.